Craneosacral en el nacimiento

Andrés Sampedro García
Osteópata Craneosacral y profesor del curso de Osteopatía Craneosacral y de la formación de Doulas-Coach en Maternidad

Todos deseamos que nuestros hijos nazcan de la manera más natural y saludable. Sin sufrir ningún trauma ni agresión. Pero lo cierto es, qué a pesar de los grandes avances de este siglo en la tecnología y la ciencia,
este tema se nos escapa de las manos. Nunca mejor dicho.

Que bien cuando el ginecólogo, la matrona, doula o incluso el papá, recoge en sus manos al bebé lo pone en el regazo de su madre. Pero aún siendo un parto tan natural y bonito, el romper el canal del parto
es el primer esfuerzo del ser humano. Y al respirar por primera vez y sentir frío, ruido y un sinfín de nuevas y extrañas sensaciones, el bebé sentirá un miedo atroz.
No hablemos entonces cuando se encaja, se da la vuelta o viene con una o varias vueltas de cordón, e incluso tenemos que utilizar fórceps, ventosas, palas o realizar una cesárea de urgencia.

¿Qué le puede ocurrir a un bebé durante un parto?
En mi consulta diaria de Osteopatía Craneosacral, he conocido y atendido a familias que han sufrido todas estas situaciones. Y en principio son bebés sanos y sin ningún problema visible. Y ahí es donde cometemos el error. Pensamos qué si no han sufrido lo suficiente durante el parto como para padecer una parálisis facial o cerebral, o una simple plagiocefalea (deformación craneal) a la que tratará la medicina con una órtesis craneal cuando es muy severa y rígida. Y simplemente nos dirán que es normal y que con el tiempo se redondeará la cabeza de nuestro bebé, y si es así la forma de su cabeza, pues no pasa nada. Pues bien, aunque sea un simple problema de estética, a nosotros como profesionales, no es lo que más nos preocupa. Lo más preocupante es lo que puede ocurrir si no trabajamos esas tensiones que se han producido durante el parto e incluso durante el periodo gestacional.

¿Cómo podemos ayudar con la Técnica Craneosacral?
Cuando trabajamos con Craneosacral, es una técnica tan sutil que NUNCA vamos a producir dolor. Por eso es tan recomendable para cualquier situación. Seamos bebés, niños o adultos. Si es cierto que en ocasiones se reproduce el dolor del que nuestro cliente se queja. Pero es una simple señal de que la zona está sanando por los medios naturales de nuestro propio sistema.
Nosotros no vamos a curar ni producir dolor o daño alguno a nadie con esta técnica natural.

¿Qué vamos a trabajar en el caso de los bebés con Craneosacral después del nacimiento?
Una de las causas más sencillas de la deformación craneal e incluso de la futura escoliosis posicional de la columna vertebral es el parto. Al romper el canal del parto se deforma la estructura del cráneo del bebé
gracias a las fontanelas. Si en unos días las tensiones producidas durante este momento no desaparecen del todo y las inercias del movimiento no son las adecuadas para la buena alineación de los huesos del cráneo del recién nacido, estamos ante un inmediato y futuro problema. No solo vamos a tener una plagiocefalia, también hablamos de irritabilidad, falta de sueño por tensiones intracraneales y todo lo que conlleva esta situación en los padres que probablemente no tengan la información
adecuada.
En el nacimiento también recibimos nuestro primer masaje cardio respiratorio. Para que ocurra esto, necesitamos romper el canal del parto de una manera adecuada. Ya que este masaje lo recibimos de el útero de mamá. ¿Pero, qué ocurre si nacemos por cesárea o con aparatología y nos saltamos este proceso natural? Pues bien, probablemente este bebé, sea más propenso a padecer problemas respiratorios, cólicos del lactante, alergias, etc. Ya que su diafragma muscular no ha sido debidamente desbloqueado para realizar esos trabajos en el recién nacido. Esto no quiere decir que todos los niños nacidos de esta manera lo padezcan, pero sí que son más propensos. También por supuesto, debemos adelantarnos a futuros problemas. Por ejemplo, de conducta. El tratar a los bebés lo antes posible y solucionar estas tensiones, no solo estamos previniendo problemas físicos. Estamos eliminando tensiones para qué durante el desarrollo del bebé y el niño, la capacidad de aprendizaje y concentración sea la más adecuada. Previniendo así problemas como déficit de atención, hiperactividad o fracaso escolar.
Esto no es más que unos de los casos más habituales que veo a diario en mi consulta de Medicina Natural. Y con más de veinte años de experiencia en el sector recomiendo a todos los que ya sois padres y madres, y a los futuros papás, que acudáis a un profesional cualificado con vuestro bebé o niño para recibir una sesión de Osteopatía Craneosacral. E incluso, que os regaléis una sesión vosotros mismos. Y por supuesto, contar siempre con la opinión de otros profesionales.
¡¡Que seáis muy felices!!

No Comments

Post A Comment