Fuera miedos a la introducción de sólidos en los bebés

Por Lara Marín López

Nutricionista y doula

En los talleres que imparto de Baby led weaning suelo encontrar madres y padres que tienen miedo a la hora de introducir los sólidos en los bebés o tienen familiares cuidando de sus bebés con  dudas y miedos a la hora de dar este “salto”, y no saben de qué manera explicarlo para que estas personas entiendan por qué no hay mayor riesgo con este tipo de alimentación.

baby led weaningEs sencillo entender que al ser el bebé el que controla acción de introducir el alimento en la boca (y no nosotros los que se lo metemos) es mucho más seguro. ¿Por qué? Porque  los bebes no pueden llevarse la comida a la boca hasta que su coordinación mano-boca esta lo bastante desarrollada. Y aunque el alimento llegue a la boca, no empiezan a tragar hasta que los músculos de la lengua, las mejillas y la mandíbula están lo bastante coordinados  como para poder hacerlo. Esto es un desarrollo natural del ser humano que protege del atragantamiento. La madurez del bebé va en consonancia con el desarrollo de esta musculatura. De esta manera, al principio sólo podrá coger el alimento, y antes de llegar a la boca se le caerá (no hacemos nada). Después, quizás llegue, pero al meterlo en la boca se caerá (todavía sin tragar). Más tarde, tal vez coloque sus manitas encima de la boca para sostener el alimento dentro. Finalmente, un día, cuando esté preparado, tragará.

Además, las texturas más líquidas implican un mayor riesgo. El riesgo es que el alimento vaya por vía respiratoria, lo que puede provocar una infección. Además, la papilla, por su peso, se acumula al fondo de la boca, lo que dificulta moverla y hace que sea más peligroso.

Ahora analicemos qué ocurre con los sólidos. El alimento normlemente se va por vía digestiva, pero por su tamaño o consistencia el bebé no puede tragarlo bien. Lo normal es que consiga sacarlo por sí solo. La tos del bebé es muy potente y puede sacar el alimento con facilidad. Los bebés tienen que aprender a “desatragantarse”.

Las arcadas que vemos hacer a los bebés si se les coloca una cucharada de puré en la boca sirven para alejar los alimentos de las vías respiratorias. Es un mecanismo de protección. En los bebes este reflejo se encuentra en la parte de delante de la lengua, y poco a poco se va yendo hacia atrás. Al principio los bebes que comen solidos comprobarán que el peso del alimento hace que aparezca la arcada y lo saque, pero estas irán disminuyendo conforme el bebé vaya creciendo, hasta que finalmente se coloque en la parte de atrás de la lengua (como los adultos). Un bebé que nunca ha tomado sólidos no ha vivido el mecanismo de arcada y cuando empieza a tomarlos este se encuentra demasiado posterior como para ir practicando esa arcada.

Por último, es importante que nosotros estemos tranquilos y confiados acompañando este momento. Los bebés captan todo lo que hay a su alrededor, y si sienten que no estamos seguros con esa alimentación, les transmitiremos nuestros miedos.

 

Deja un comentario