PEDAGOGÍA PIKLER: Una atención personal - Pequeños maestros
22555
post-template-default,single,single-post,postid-22555,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.8.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_non_responsive

PEDAGOGÍA PIKLER: Una atención personal

Desde que el bebé nace hasta que comienza a caminar, una y otra vez nos preguntan si el niño o niña ya se sienta, si ya gatea o si camina pero nunca nos paramos a observar cómo lo hace, qué posiciones intermedias domina para conquistar la siguiente etapa de su desarrollo motor.

Emmi Pikler concibió una nueva forma de ver al niño pequeño a través de una observación sistemática en cientos de niños y niñas. Para ella, las diferentes fases del desarrollo motor se dan cuando el bebé está preparado para ello, sin la ayuda del adulto. Éste se convierte en mero acompañante de las actividades del niño o niña, mostrándole su apoyo y cariño en momentos especiales.

Las actividades de atención personal proporcionan una oportunidad única para crear una relación afectiva privilegiada con el niño/a, pudiendo construir una relación real y significativa, ayudando estas a que tome consciencia de si mismo. Las atenciones cotidianas que se dedican a los niños/as deben procurarles naturalmente su bienestar y confortabilidad, a la vez que responder a sus necesidades alimenticias y de higiene, pero además se ha de buscar que sea un momento placentero para el niño/a en relación a la actividad que se propone y favorecer cualquier posibilidad de autonomía.

A través de los principios básicos de Lóczy, estos módulos nos permiten reflexionar sobre cómo los adultos acompañamos a los niños/a desde una concepción del niño como alguien capaz, competente, lleno de iniciativas, con interés por su entorno, protagonista de sus procesos de desarrollo y aprendizaje, además de ser capaz de establecer relaciones eficaces.

pedagogía pikler

Trabajaremos la motricidad libre y los cuidados en la infancia, destacaremos el papel del adulto en estos momentos de relación privilegiada y el efecto de esta mirada en los niños y niñas.

No Comments

Post a Comment