Yoga en familia

yoga-familiaEmpecé a practicar yoga con Leo al poquito de nacer. Yo ya practicaba yoga antes del embarazo, y por supuesto durante todo el embarazo hasta el último día ( todavía recuerdo la cara de mi amiga Cris cuando me vió boca abajo unos días antes del parto). Cuando nació mi hijo, durante la lactancia, algunos pranayamas fueron imprescindibles y consiguieron que en momentos de cansancio, tristeza o inquietud mi mente se apaciguara y volviera a mi centro. Durante los primeros meses, pese a que mi cabeza algunas veces añoraba la práctica de antes del embarazo, mi cuerpo sabio y conectado le decía que no era momento, que tenía que respetar los tiempos, hacer una práctica suave y delicada. Además, durante esos primeros meses mis ojos no podían perder de vista a Leo, así que si alguna vez intentaba practicar sin él o hacer alguna postura en la que le perdiera de vista, algo en mí decía que así no. Por esta experiencia centre mis clases en Yoga mamás y bebés. Sentía que entendía el momento en el que se encontraban esas familias, qué necesidades tenían.

Conforme Leo fue creciendo la práctica fue variando. Cada vez un poquito más exigente físicamente y poco a poco, con Leo gateando, andando, corriendo, golpeando la cabeza de mis alumnas cuando se agachaban…

Seguí haciendo mi práctica diaria en casa, y qué sorpresa cuando Leo un día cogió una alfombra pequeñita en casa de una amiga y nos deleitó con un saludo al sol sobre ella. Recuerdo ese momento con mucha felicidad. Mi hijo se había aprendido varias posturas sin que yo me diese cuenta. A partir de ese momento él me pedía a veces “hacer yoga”, y yo le animaba a unirse a algunas de mis prácticas.

A día de hoy estoy encantada de poder compartir esos momentos con él, aunque tenga que adaptar mi práctica a sus necesidades y a sus momentos. Me parece precioso poder disfrutar de aunque a veces sólo sean 5 minutos de yoga con él. Porque el yoga en familia es eso, es dejarse llevar por el momento, disfrutar en compañía de las personas que quieres, no tener expectativas ni metas, simplemente estar, sonreír y respirar.

yoga en familiaOs animo a que vengáis el próximo Viernes 27 de Mayo de 18 a 19 a una práctica en familia en nuestro espacio en la Calle Mayor, 58 3º5.

Deja un comentario