La mujer “holos” y su estado mental-emocional - Pequeños maestros
22032
post-template-default,single,single-post,postid-22032,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_non_responsive
fertilidad

La mujer “holos” y su estado mental-emocional

Yin_Yang_Woman-La medicina china y la acupuntura se distinguen por contemplar a la persona de manera holística, término que proviene de “holismo” o “holos”, que significa todo, por entero, totalidad. Según este término, cuando una terapia es holística, es que estamos tratando observando, diagnosticando y tratando todo el conjunto de la persona, no por las partes que los componen, pero sin dejar de considerar estas partes separadamente.

El sistema holístico de la medicina china beneficia a la mujer en todos sus matices y etapas de su vida: en su época fértil tratando problemas ginecológicos, ayudando a tratar problemas de fertilidad, ayudando a tener un embarazo sin molestias mayores, ayudando en el momento del parto para facilitarlo, mejorando el estado energético de la mujer en el post-parto así como en casos de problemas de lactancia, entre otros.

Los problemas que pueden surgir en todas estas etapas de la mujer son derivadas generalmente de un conjunto de desequilibrios (alimentación, hábitos de vida, emociones…), siendo la parte mental-emocional una de las partes más relevantes. En medicina china tratamos a la mujer como un caso único e individual, ya que la mujer es “mujer holos”, es decir, cada mujer es única que reúne diversas particularidades indivisibles dentro de ella misma y su vida. Por lo tanto el diagnóstico será único y el tratamiento también. En esto radica el éxito de la medicina china y la acupuntura.

Hablando de la parte emocional-mental hay que decir que emociones y mente están estrechamente unidas y que no podemos desligaras, pero vayamos viendo resumidamente que es eso que estamos llamando mente y que es eso que llamamos emociones desde el muno de vista de la medicina china:

* La mente (Shen). Hoy en día, sobretodo en los países occidentales, vemos que tendemos a una educación y forma de vivida centrado en fortalece nuestra parte mental-racional-intelectual. Esto, sumado a los pensamientos repetitivos, preocupaciones incesantes del futuro, ideas fijas que pueden venir del pasado de nuestra educación y vivencias desagradables, pensamientos limitantes, pensamiento negativos o miedo al futuro, son sólo unos ejemplos situaciones de estrés mental, los cuales pueden producir patrones de desequilibrio dentro de la persona, generando no sólo un estado de infelicidad o ansiedad sino también problemas de salud, porque desde el concepto de “holos”, CUERPO y MENTE son UNO.

* Las emociones (Emociones de los ZangFu). Las emociones que llamamos “desagradables” o “negativas” son una parte natural del ser humano, por lo que sentir miedo, rabia o tristeza en ciertos momentos de nuestra vida no es dañino e incluso beneficioso. Lo que empieza a ser perjudicial es cuando estas emociones son constantes, repetitivas o mantenidas en el tiempo. Casi siempre esto es debido a que nuestra mente genera exceso de pensamientos o ciertos tipos de pensamientos que predisponen no sólo al estrés mental sino a generar emociones repetitivas y/o dañinas. Esto provoca el bucle del “pez que se muerde la cola”.

* Como vemos mente-emociones es un bucle insano en el que muchas mujeres pueden estar inmersas y ser causa de diversos desequilibrios de salud. La acupuntura es una técnica milenaria que esta comprobado hoy en día por diversos estudios científicos que produce relajación mental y bienestar. Por otro lado la acupuntura es eficaz en desbloquear emociones y ayudar a fluir emociones acumuladas a lo largo del tiempo, muchas veces inconscientes por la propia paciente. Estos bloqueos o cúmulos emocionales pueden dar síntomas como tensión corporal en forma de contracturas, opresión de pecho, dolor en la boca de estómago, dolor menstrual, problemas ginecológicos e incluso ser causa de infertilidad.

* Tratando de manera holística a la mujer observamos como mejora su estado mental, su vida emocional y por supuesto su salud física y ginecológica. Si nos apoyamos además en otras técnicas como la alimentación, el coaching, técnicas de meditación, visualización o el yoga, el tratamiento será mucho más “holos” y beneficioso para la paciente.

No Comments

Post A Comment