Ser doula - Pequeños maestros
23762
post-template-default,single,single-post,postid-23762,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_non_responsive
 

Ser doula

doula madrid

Ser doula

Cuando Lara y yo creamos la formación de doulas, fue desde un amor absoluto hacia este proceso de maternidad con todas sus luces y sombras. Quisimos hacer una formación donde pudiésemos otorgar a las mujeres que querían prepararse para doulas un ” maletín ” lleno de herramientas que a nosotras, desde que empezamos a doulear hasta hoy hemos necesitado para acompañar a las mujeres. No nos vale con darles información sobre un tema y que luego ellas apenas puedan usar. Realmente cada módulo de la formación de doulas de pequeños maestros es útil para una misma y su trabajo personal, cómo también lo es para poder acompañar en los distintos procesos.
Pero con el paso del tiempo he observado que  a la hora de estar acompañando a una mujer no se necesita tanta información. De hecho la necesidad de hacer ver que sabemos, demostrando que estamos preparadas, sobra siempre. Nuestro ego desaparece. Menos es más.
Un gesto puede decir tantas cosas, una mirada puede sostener momentos de dolor y es capaz de ser sedante, coger de la mano impulsa mucho más coraje que mil parrafadas de positivismo, una sonrisa cómplice puede decir ” te entiendo”, retirar el cabello de la cara es un ” estás cuidada, tranquila, estoy aquí, estoy contigo”
El lenguaje, la comunicación, la escucha. Básicos imprescindible de la doula.
Y con el paso de los años me doy cuenta que de que lo que más me enorgullece de esta formación es que nuestra mujeres, ya doulas, salen con esos imprescindibles bien marcados. Igual tendrán que repasar apuntes en un momento dado en sus acompañamientos, pero está claro que el viaje de un año en el que nos embarcamos cada curso hacen mella en todas nosotras.

No Comments

Post A Comment